domingo, 1 de febrero de 2015

Rachas de noventa kilómetros por hora “revolucionan” la provincia

El soplido del viento desveló a una multitud de jiennenses, sobre todo a partir de las cinco y media de la mañana. Resultó difícil conciliar, de nuevo, el sueño por el ruido que producían cables, tejas, ramas, persianas, carteles y hasta contenedores. Las rachas de hasta noventa kilómetros por hora hicieron que la noche fuera muy complicada por toda la provincia y que los problemas siguieran durante el resto de la jornada. De hecho, según los datos aportados por el servicio de Emergencias del 112 Andalucía, por el viento se registraron, hasta las cinco de la tarde, cuarenta y seis llamadas. Jaén fue, después de Almería, la que concentró mayor número de incidencias. Así, según apuntaron desde el 112, en Jaén el suceso más destacado se produjo por un accidente en la carretera JF-7038, en el término de Segura de la Sierra, por un árbol caído y en el que un agente de Medio Ambiente sufrió heridas.

El grueso de las incidencias fue a partir de las seis de la mañana, con caída de tejas, ramas, carteles y alguna antena de televisión por la provincia. En concreto, las alertas se dieron en 32 municipios y se vio afectada, sobre todo, la red secundaria de carreteras por obstáculos en la vía por desprendimientos de árboles, cables y elementos arrastrados por el viento. Ocurrió en la A-6204 en Santo Tomé, en la A-401 en Úbeda, la A-319, a su paso por Siles, la JA-918, en Segura de la Sierra, y la A-306 en el kilómetro 31, a la altura de Porcuna. En Mengíbar y en Los Villares también la preocupación llegó por los cortes de luz y en la aldea de Cotorríos cayó un pino y subió el nivel el río. Alcalá la Real, Albanchez de Mágina, Andújar, Baeza, Beas de Segura, Bélmez de la Moraleda, Cabra del Santo Cristo, Ibros, Jaén, Jódar, Hornos, La Guardia, La Higuera, La Iruela, Linares, Marmolejo, Montizón, Navas de San Juan, Porcuna, Quesada, Santiago de la Espada, Santo Tomé, Siles, Úbeda, Villanueva de la Reina, Villarrodrigo y Villanueva del Arzobispo fueron otros de los municipios con incidencias, según el 112. 
El temporal causó más de un susto, como en Fuerte del Rey, donde se llegó a caer un muro, o en la sierra de Cazorla, donde turistas tuvieron difícil el tránsito debido a ramas en el suelo. En Mogón la preocupación se debió a la crecida del río Aguascebas y en Baeza, por ejemplo, la calle Federico García Lorca estuvo cortada por el desprendimiento de una enorme rama del Parque de Leocadio Marín. En Villacarrillo, además, un árbol se vino abajo en el Parque Capagrana y cortó la calle inferior, mientras que en Iznatoraf una rama cortó, parcialmente, el tránsito de vehículos por una de las carreteras que da acceso. De igual modo, en Villanueva del Arzobispo, durante la madrugada, la Policía Local atendió veinte requerimientos. Hubo caídas de árboles, algún muro, cableado de tendido eléctrico y tapas de alcantarillas levantadas, así como cortes de luz, como ocurrió en el municipio villacarrillense.
Las rachas máximas, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), se registraron en Jaén, con 91 kilómetros por hora, seguidos de Santa Elena (90), Andújar (75), Arroyo del Ojanco y Villanueva del Arzobispo (72). Con respecto a la capital, se observaron incidencias por todos los barrios. Bancos de madera volcaron en el Parque del Bulevar, al igual que contenedores. Un cartel se vio en el suelo en Fuente del Alamillo y una parte del techado de la Plaza de los Perfumes también se desprendió. Los Bomberos no lo tuvieron fácil en esta jornada. Intervinieron en zonas como la Alameda de Adolfo Suárez, con retirada de ramas, y quitaron una puerta de grandes dimensiones que obstaculizaba la calzada en el Camino de las Cruces. Hubo que asegurar una farola con riesgo de caída junto a la Diputación y quitar un cartel con peligro de derrumbe en Roldán y Marín, además de acordonar las calles Castilla y Maestro Bartolomé por el peligro de caída de tejas. 
La Aemet mantuvo activada la alerta naranja en la provincia por el aire y decretó el nivel amarillo por lluvia y nieve, en Cazorla y Segura. Según la Dirección General de Tráfico, las condiciones meteorológicas hicieron que la circulación fuese, por momentos, complicada en carreteras como la A-4, en Santa Elena, donde cayeron cerca de 30 litros por metro cuadrado y la A-44, cerca de Bailén, donde se contabilizaron 20. El agua también dejó, pasadas las 18:00 horas, 13 litros en Jaén, 15 en Linares, 22 en Villanueva del Arzobispo y 16 en Arroyo del Ojanco. Sin embargo, el temporal no fue muy duradero y hoy, según las previsiones de la agencia del Estado, todo regresa a la absoluta normalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario