martes, 26 de febrero de 2013

Un nuevo lince ibérico aparece atropellado

A mediados del mes de febrero se fotografió en Viso del Marqués (sur de Ciudad Real) un nuevo ejemplar de lince ibérico radiomarcado. Se trataba de Helecho, un macho liberado en el valle jienense del Guarrizas en febrero de 2012.
Las cámaras de fototrampeo de WWF España, uno de los socios del proyecto LIFE Iberlince, captaron varias veces al ejemplar entre el 14 y el 19 de febrero.
Antes de haber podido celebrar esta nueva evidencia de la especie en la región castellano-manchega, el pasado día 23 se encontró muerto en la carretera entre Viso del Marqués y San Lorenzo de Calatrava. Los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha se personaron en la zona tras recibir el aviso.
El ejemplar fue trasladado al Centro de Recuperación de Fauna de El Chaparrillo en Ciudad Real para realizarle la correspondiente necropsia, con la participación de personal veterinario de la Junta de Andalucía y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.
Aunque el resultado de la necropsia aún es preliminar, el cuadro encontrado al realizarla y las circunstancias del hallazgo del cadáver confirmarían que la causa de la muerte fue el atropello.
En diciembre de 2009 otro ejemplar de lince murió atropellado en esta misma carretera aunque ya cerca de San Lorenzo de Calatrava. Una de las acciones del proyecto Iberlince contempla, precisamente, la ejecución de actuaciones para reducir la fragmentación del hábitat de la especie debido a vías de transporte y el riesgo de accidentes inherente a las mismas. En este marco, se ha previsto la convocatoria por parte de la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha de una mesa de trabajo con las distintas partes implicadas en el ámbito de la conservación del lince ibérico: administraciones con competencia en medio ambiente y en infraestructuras viarias y expertos y ONGs con conocimientos en desfragmentación de hábitat. No obstante y más allá de esta convocatoria, se pretende dar una respuesta rápida al problema concreto que ha demostrado ser esta carretera para la especie.

martes, 12 de febrero de 2013

Una historia familiar escrita con letras de sangre

Diario Jaén 12/02/2013 Rafael Abolafia / Jaén
Luis Manuel C. R., el considerado por la Policía autor material del crimen de Santa Elena, apenas tenía 14 años cuando la Guardia Civil de Santa Elena se llevó esposado a su padre. Lo detuvieron por un asesinato atroz: la brutal muerte de una niña de tan solo cinco años, cuyo cadáver fue encontrado en el patio de una casa deshabitada. 
La pequeña fue vista por última vez el 16 de junio de 1986. Tras más de cuarenta horas de intensa búsqueda por todo el pueblo, el cuerpo sin vida fue hallado en un corralón. Tenía la cabeza destrozada por una piedra, según determinó la autopsia. Dos días después del macabro descubrimiento, la Guardia Civil detuvo a Juan Ramón C. R., un jornalero que nunca, en sus 46 años de vida, había dado problema alguno en el pueblo y que, incluso, estuvo en el entierro de la niña. Finalmente, unas gotas de sangre que había en su pantalón permitieron su detención. El hombre dijo que pertenecían a un cordero que él mismo había sacrificado. Sin embargo, las pruebas demostraron que las manchas eran de sangre de la niña. Juan Ramón C. R. fue condenado a más de 30 años de cárcel, de los que cumplió casi 20, todos en el Centro Penitenciario de Jaén, donde trabajó en las cocinas. Salió de prisión a principios del año 2002 y ya no volvió a su pueblo. Este septuagenario vive en la capital.