martes, 16 de febrero de 2016

Santa Elena busca 12 millones para recuperar su Balneario

Diario Jaén - José Rodríguez Cámara 16/02/2016
   El Ayuntamiento quiere captar los fondos del 1,5% del Ministerio de Fomento.
   El primer anteproyecto para reabrir el centro termal data de 1993 y tenía incluso financiación.
 El anteproyecto de un hotel y balneario en La Aliseda da vueltas desde 1993, cuando el Ayuntamiento encargó la redacción del documento. Incluso existía una subvención de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía. Sin embargo, el dinero no se aprovechó. En enero de 2001, el Ministerio de Fomento aprobó, en el marco del programa del 1% Cultural, una subvención a fondo perdido del 50% del presupuesto total de la inversión, con un máximo de 4.207.084,73 euros, el 50% del costo estimado en ese momento. Un año después, la Diputación Provincial de Jaén también aprobó una subvención de 120.203 euros para este proyecto y, en abril de 2007, 25 hectáreas de la finca donde se levantaba el antiguo centro de aguas termales, pasaron a formar parte del patrimonio del Ayuntamiento. A pesar de los incentivos económicos y de contar con todos los parabienes, incluso, con la disponibilidad de empresarios para poner dinero, el proyecto no se ejecutó. El nuevo alcalde, Juan Caminero Bernal, que lleva en el cargo desde 2011, busca revitalizar esta iniciativa y necesita 12 millones de euros para ello.   
    Las cuentas están claras en la cabeza del regidor. Confía en que, con cargo al programa del 1,5% que el Ministerio de Fomento destina a fines culturales, le llegue a la Administración local el 60% de la inversión que precisan. El Ayuntamiento pondría su parte con la puesta a disposición de la finca para aquellos que quieran reabrir las instalaciones, que contemplan un complejo dedicado a las aguas termales y alojamientos. El 40% del dinero restante está “apalabrado”, ya que existe interés del sector privado. Los beneficios son incontables, en opinión del máximo responsable municipal. Entre otros, la generación de medio centenar de empleos directos; una cifra nada desdeñable en un municipio que tiene un censo de un millar de personas. A ello, habría que añadir los trabajos aparejados a la construcción del hotel-balneario, el movimiento económico que generaría la prestación de servicios o el abastecimiento de todo lo que precise un establecimiento de este tipo, dedicado a un público que se antoja exigente y fiel.

   El máximo responsable municipal reafirmó, en la pasada campaña electoral, que reabrir este centro es una de sus prioridades. “Se trata de una iniciativa que podríamos poner en marcha y que daría trabajo a desempleados de Santa Elena y pondríamos además en valor este referente turístico, situado en un paraje privilegiado”, argumenta el alcalde. Además, como deja claro el político, al pueblo le hace falta una idea de este calado, sobre todo, desde que, en 2011, el nuevo trazado de Despeñaperros, una bendición para los conductores, le quitó parte de los ingresos de las familias de Santa Elena. La hostelería y los servicios locales se resienten, como recuerda, desde que el municipio dejó de ser lugar de paso para aquellos que se desplazan entre la meseta española y Andalucía.

   El Balneario de La Aliseda fue uno de los destinos de moda mientras estuvo abierto, más o menos, hasta hace un siglo. Sus clientes eran de lo más distinguido, miembros de la nobleza y de las “mejores familias españolas”, atraídos por la bondad de sus aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario